1/12/2011

Neoclasicismo Hispanoamericano... Andrés Bello


Andrés Bello... Poeta con influencia neoclásica y sello Venezolano

      La historia de la literatura sin lugar a dudas constituye un marco de conocimiento, necesario para comprender su influencia según los diferentes géneros que explican la esencia de su arte, reflejada en la visión de modelos estéticos, creadores de belleza, distante y fría pero racionalmente equilibrada. 

      Indudablemente y apropiándome de la lectura se consideran estos movimientos entre arte, estilos, influencia cultural, política el nacimiento del neoclasicismo, cuyo contexto histórico inicia en el siglo XVIII. Época en que España culminaba una guerra civil, y al término de este se introduce el pensamiento ilustrado, unido con ciertas reformas cuyo objetivo era la modernización del país, para tales efectos se rodearon de una minoría culta, llamados "Los Ilustrados". 

     A mi juicio, este movimiento estuvo constituido por un grupo selecto de personas, de cierta condición social adinerada, pues para la época eran pocos los que tenían oportunidades e participación intelectual o política. Por ello Redal (2006), señalaba que era "característico de este movimiento la confianza en la razón y experiencia científica como medio de conocimiento"(p 116). Pocos tenían acceso a ese conocimiento. 

     En otras palabras y según mi apreciación, los ilustradores en la búsqueda de un nuevo modelo estético imponen el Neoclasicismo, donde se destaca los principios clásicos basados en la armonía, el equilibrio, rechazando los excesos de la imaginación y la expresión que habían caracterizado a la literatura barroca. 

      En este sentido, pienso que es importante destacar que esa búsqueda de nuevos goces estéticos están impregnados de un discurso literario que promueve acciones para la mejora de una sociedad, de allí que promulgan las denominadas "sociedades de amigos del país".

     Estos hechos realmente me resultan interesantes, pues en los actuales momentos recobran vigencia y esto lo expreso por cuanto estas sociedades (las antes expuestas) instaban al fomento de la agricultura, el comercio, la industria, las artes y las ciencias. Se crearon organismos e instituciones culturales entre las que se destacan: la Real Academia de la Historia, La Real Academia Española, con el fin de mantener la pureza del idioma, de allí las primeras publicaciones hayan sido en diccionario de autoridades, la ortografía y la gramática. Sin lugar a dudas que esta vigencia esta palpitando en los pensamientos de un poeta venezolano con proyección neoclásica: Andrés bello. 

    Cómo no describir y ubicarlo en este contexto a un hombre con sello venezolano, de amplia cultura, primer humanista de América, cuyo pensamiento ideológico es de dimensión universal, dedicado a resaltar la naturaleza, el campo, la agricultura en la poesía. 

    Por ello Gispert (2008) lo señala como el promotor de la Biblioteca Americana página en donde salió su Silva a la agricultura en la Zona Tórrida (1826), además agrega "una de las primeras muestras que celebra la naturaleza América y las bondades de la vida en el campo" (p 77). Ciertamente que era una concepción del campo lejos de entenderse como paisaje, pues para el sentir de los neoclásicos ilustrados era sobre todo el maro propicio de una actividad práctica, la agricultura. 

    Pero Bello no sólo ideaba el valor del campo, sino que dentro de sus legados e ideales  también está el tratado: Gramática de la lengua castellana, allí reclama el enriquecimiento del idioma. Sin lugar a dudas constituye para nosotros una herencia de incalculable valor ideológico, cultural, avance pues su transcendencia hoy es vigente, es decir no muere en el pasado, sigue siendo historia. 

    Una historia que según interpreto se baso en la necesidad de cubrir las limitaciones de los países independizados, referidos a la educación, orientación y ordenación de la república en la vida de la cultura, pero también en su ideal civilizador de educar los pueblos de América, a quienes deseaba conducir hacia el logro de una identidad propia, original, bien definida. Por esta razón, que en esta búsqueda de unidad de estos pueblos le preocupaba los vicios perturbadores de la integridad del idioma, es de allí que nace el interés de mostrar las normas del buen uso de la lengua. 

   Este sueño de Bello, sigue hoy pidiendo a gritos la revisión de nuestra forma de hablar, de escribir pues cada día resulta más atropellada nuestra lengua, hemos permitido el uso y abuso de neologismo que de alguna manera marcaron negativamente el idioma, no en vano señalaba que "la lengua es un cuerpo vivo", es decir un instrumento dinámico, en constante cambio y desarrollo, una particular forma de expresarnos. 

    Estoy convencida que los ideales de libertad, independencia y unidad promulgada por Andrés Bello constituyen hoy en día para nosotros los jóvenes en signo de lucha, perseverancia, desde un rescate de su herencia. Pues lleva el sello hecho en VENEZUELA. 
















Referencias
·         Gispert, C (2008) Inicios de la literatura hispanoamericana. España : Océano
·         Redal, E (2006) la literatura neoclásica: contexto y características. Buenos Aires: Santillana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada